lunes, 13 de abril de 2009

Papá castiga a su hija

Papi es conserje en un club de Spa y de vez en cuando me cuelo para darme unas sesiones de rayos uva, pero eso a él no le gusta, y cuando me pilla, pasa lo que pasa, que me tiene que castigar. Los castigos de papá son algo peculiares. Generalmente me suele dar una azotaina, pero de vez en cuando prefiere que le coma su enorme polla germana. Me la hace tragar una y otra vez hasta dejarme sin aliento. A veces, si se siente generoso me da un descanso y me folla. Pero al final siempre volvemos a lo mismo, a comerme su enorme falo. Lo que más me gusta es la ducha del final en la que me lava la boca a base de chorrazos de agua :-)

Dale a "leer más" para ver el vídeo

Seguidores